Pagina principal de www.librohispania.com

Sobre nosotros Sobre nosotros Enlaces de interés Contacte con nosotros

¿Qué buscas?

Búsqueda avanzada

Materias

LEGIÓN ESPAÑOLA, TERCIOS VIEJOS, GESTAS DE ESPAÑA
Arte.
Biografías y Memorias.
Cultura y gastronomía.
El MEDIEVO
Ensayos amenísimos.
España Antigua y Medieval.
España Contemporánea.
ESPAÑA EN AMÉRICA.
España en la historia.
España Hoy.
España Moderna.
ESPAÑA SIGLO XX-XXI
Ferrer Dalmau. Pintura histórica
Historia militar.
Historia Universal.
La Educación en España.
LIBROS EN OFERTA.
Novela, narrativa.
Protectorado marroquí, Ifni, Sáhara.
RELIGIÓN.
Superación.

Volver al listado de Libros.

La forja de un legionario.
Comprar este libro
AutorRamón Lencero Nieto.
Editorial
Materia LEGIÓN ESPAÑOLA, TERCIOS VIEJOS, GESTAS DE ESPAÑA
SubmateriaLEGIÓN ESPAÑOLA. Tercio de extranjeros.
ISBN
Páginas314
Año
Precio17 €
Disponibilidad Disponible
Reseña

Ramón Lencero Nieto, nació en plena posguerra, (1948) en la extremeña ciudad de Medellín, patria chica de uno de los hombres más grandes que estas tierras dieron para gloria de España y de su historia, Hernán Cortes. Las lacras propias de esta época, la muerte de su queridísima madre en plena niñez y la falta total de sintonía con la figura del padre, lo encuadraron en un marco existencial, romo, triste y asfixiante, del que deseaba salir huyendo con todas sus fuerzas. A estas ganas de escaparse del horizonte angosto y negruzco, carente de afectos y lazos familiares sólidos a los que agarrarse, que tenía ante sí, iba parejo un carácter inquieto, aventurero, ansioso de libertad, que le tentaba con fuerza a conocer nuevos mundos y dejar atrás, la estrechez de miras del pequeño rincón en el que vivía. De haber vivido en la época de su paisano Hernán Cortes, y de otros ilustres extremeños como Pizarro, Cabeza de Vaca...es posible que hubiera seguido sus pasos e incluso su nombre hubiera brillado con letras de oro en el glorioso libro de aquellos valientes aventureros y grandes guerreros, que sin temor alguno a lo desconocido, se adentraron en un continente, inmenso y desconocido, descubriéndolo y luego conquistándolo para gloria de la nación española. Pero, desgraciadamente, no le tocó vivir esa época. Su tiempo era otro...más chato y vulgar. Desde crío comenzó a escaparse de la casa, las primeras veces sólo unas horas, luego varios días, hasta que en la adolescencia dio el salto definitivo. Tras años de febriles aventuras por toda la vieja piel de toro y por la vecina Francia, (se hizo experto en cruzar la frontera por diversos lugares) ingresó en la Legión, en el Tercio Duque de Alba, donde comenzó una nueva vida que parecía plenamente encauzada y encarrilada para bien. En el García Aldave parecía que nuestro protagonista había alcanzado el sentido último de su existencia, se encontraba feliz, realizado y sobretodo amparado por esa especie de Madre que es la Legión, conformada por la suma de los que la sirvieron desde el primer momento hasta el último alistado. Ascendió a cabo y cuando todo iba sobre ruedas, un caluroso día de Santiago cometió una tontería que se complicó hasta límites insospechados, dándole un giro de 180º a su destino. Los años siguientes fueron duros, difíciles, vividos en constante nomadeo por todas partes, pero siempre en positivo y mirando hacia adelante, pues es un luchador nato. Eso sí, sólo, desarraigado, adjetivos que le perseguirán durante muchos años. Volvió a alistarse al Tercio, en el entonces Sáhara español, pero una " cruz" que había dejado en Canarias, le destrozó su estancia en él, cuando de nuevo había encontrado su senda y las ilusiones comenzaban a florecer en otro inicio de primavera vital que fue aplastada y cercenada por las circunstancias. De nuevo se lanzó a la aventura por todo el mundo, España se le había quedado chica, trabajando en mil cosas; ocupado en barcos cargueros se recorrió muchísimos rincones de la tierra, desde las costas africanas donde le pasaran peripecias incontables a el conocimiento profundo de las dos formas de entender América, Los EE.UU y México, cada cual con sus pros y sus contras, con sus defectos y virtudes. Después de varios años de vida azarosa se alistó en la Legión Francesa, y dentro de ella, posteriormente, en el grupo paracaidista, el regimiento de élite por antonomasia de toda Francia, siempre destacando por su espíritu de sacrificio y dureza hasta límites insospechados que no desvelaré al futuro lector. Volvió a España y tras merodear un tiempo, de nuevo ingresó en la Legión, en otro Tercio y con otro nombre, allí comenzó desde cero y su vida empezó de nuevo a tener sentido y su persona a sentirse querida y arropada por el Tercio. Continuó en la Legión, al final ha pasado por los cuatro tercios, finalizando en la Unidad de Operaciones de la Legión y luego en la legendaria BOEL. Allí era querido, respetado y de nuevo había encontrado el sentido a su vida. Eso sí, en cuanto a afectos personales profundos, se encontraba, como siempre, solo, tremendamente solo. Se sintió tremendamente feliz al conseguir tras diez meses, duros pero muy ilusionados, en la Academia de Operaciones Especiales de Jaca, el Diploma de Operaciones Especiales. Estaba muy ilusionado con la nueva U.O.E.L. En Granada, practicando el esquí junto a sus alumnos, tuvo un accidente, en principio las consecuencias se limitaban a una rotura en la rodilla, que fue escayolada y a la que no se le dio mayor importancia. Era la época en que hacía el curso para sargento y esto le mantenía muy ilusionado,había aprobado los primeros exámenes del mismo. Pero lo de la rodilla se complicó y para mayor inri se ocuparon de echarle fuego al asunto, los "matasanos" de un hospital rondeño, que cometieron por impericia o negligencia... una cadena de atrocidades que le pudieron costar la vida además de dejarle la rodilla hecha una pifia. Nadie protestó o se quejó al Hospital, no había ningún ser querido esperando en los pasillos de dicho hospital. Era el "leif motiv de su vida", la soledad, la falta de afectos, durísima en un hombre afectuoso, sensible y cariñoso por naturaleza. Acudió al Gómez Ulla, donde destaca el cariño que encontró en médicos militares, enfermeras y hasta en las limpiadoras, le operaron de nuevo y vieron la " barrabasada" que le habían realizado los "médicos civiles rondeños". Pero aunque lo intentaron todo, las cosas no podían volver a un estado satisfactorio para seguir, de forma activa y combativa en los puestos de más riesgo de la naciente BOEL. Resistió, con resignación la nueva situación y continuó varios años más en la BOEL, en destinos más en sintonía con su nueva situación. Esto le quemaba la sangre, pues es un hombre de acción, un combatiente nato, y hacía todo lo humanamente posible para superar su problema, pero lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible... Le ofrecieron el ascenso a Sargento, que ya estaba a punto de conseguir, antes del accidente de Sierra Nevada, merecido por completo, pero lo rechazó, pues consideraba que si no lo conseguía en igualdad de condiciones, no era merecedor de dicho rango.. De esta manera está tallado este hombre. En un periodo de permiso, marcha a México, ya no como un desarrapado, sino con el honor y la honra de ser un hombre de bien, un auténtico Caballero Legionario que se había ido forjando en muchos años, de fuego, martillo yunque.. Tuvo la inmensa fortuna de conocer a la mujer de su vida, con la que posteriormente se casó y tuvo tres hijos. En la actualidad vive en un pueblo de Badajoz. Podría decirse que de forma definitiva, pero quien sabe, esta palabra parece que no está marcada en sus genes. Su autobiografía, es interesantísima, está escrita con el corazón y con la llaneza y la claridad de un hombre del pueblo, que llama a las cosas por su nombre, para que sean bien entendidas por sus congéneres que la quieran leer. Su amenidad es tan grande que se lee a paso legionario, y la página final llega como cuando se presencia un marcial desfile del Tercio, en el qué la intensidad y la rapidez del mismo es de tal calibre que sin haberse acostumbrado todavía la vista, ya ha pasado el último legionario, tras la estela de roncos tambores y agudos sonidos de cornetas de guerra. No tiene "carné" de escritor profesional, pero tiene madera y alma de poeta, la posible falta de técnica literaria que pudiera existir, es suplida de manera innata por la interesantísima contundencia de los hechos que relata. Recomiendo muchísimo la lectura de estas Memorias. Os vais a encontrar con todo un pesonaje sin igual, alguien que en esta época "enana" de la vida española sólo se puede encontrar en la Legión, es el último reducto para estos hombres sin tacha, espejo fiel, puro y destilado de las esencias más excelsas del Credo de la Legión a la que ama y siente casi tanto como a su querida España, por la que daría su vida si fuera menester, pues así se lo enseñó, su Madre Legión y el lo juró tres veces besando con pasión el símbolo rojigualda de la Patria. Ramón , ha sido Caballero Legionario de los Tercios, Gran Capitán I de la Legión, Duque de Alba II de la Legión, Don Juan de Austria III de la Legión, y Alejandro Farnesio, IV de la Legión y en la Legión Extranjera Francesa. Paracaidista en la dos Legiones y Caballero de la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión, así como de la Unidad de Operaciones especiales de la misma. En su vida legionaria y en la civil, en donde vivió innumerables e intensas aventuras por diversos países, en especial México, Puerto Rico y USA, se llamó Francisco Rivera Sánchez, Albert Vergara, Nelson Romero, Ramondo Lozano y el más conocido y querido por él, Rogaciano Goana Nelson, Cabo 1º y Caballero Legionario, con el que dejó forzosamente el servicio tras serle concedida la medalla de Sufrimiento por la Patria. En la actualidad volvió a su nombre y apellidos primigenios, aquellos que le unen a sus raíces telúricas, en especial a su queridísima y amadísima madre que le dejó, después de caer enferma, cuando era sólo un niño que comenzaba a asomarse a la vida. Su recuerdo es lo único imperecedero en una vida tan intensa y agitada. El único faro al que agarrarse en la noche de su devenir, aquí abajo.

Comprar este libro

Recomienda este libro a un amigo
Nombre de tu amigo
E-Mail de tu amigo
Tu nombre
Tu email
Comentarios

Estado del Carrito

Título ud.  
Total: 0
*Portes no incluidos
Finalizar Compra

Tarjetas que admitimos

Admitimos tarjetas 4BAdmitimos Master Card
Admitimos Tarjeta Visa

Área de suscritos

Introduciendo su nombre de usuario y contraseña, podrá modificar o eliminar su suscripción.

Usuario:
Contraseña:

¡Suscríbase a nuestro catálogo y reciba en su correo electrónico las novedades de las materias que más le interesan!

Suscribase a nuestro catalogo

Enlaces de interés